info@brepanama.com
2699686 / 66447983

DOS TITANES, UN ISTMO

Junio 20 de 2018

Maersk Line tronó el claxon el año pasado para anunciar la adquisición de Hamburg Süd por la suma de $4,037 millones. El tañido remeció la industria marítima en un periodo habituado ya a la integración de navieras sobre la base de buscar eficiencias en mercados cada vez más competitivos. Satisfechos los trámites de la compra del astillero alemán por parte del danés, aparece ahora en el horizonte marino un gigante de servicios combinados de transporte de carga. Uno de sus mayores beneficiarios es América Latina, y entre los ganadores se encuentra Panamá. “Maersk Line maneja ya sus operaciones regionales desde Panamá, y ahora también estaremos manejando los servicios de Hamburg Süd desde este país.

En este sentido generaremos más empleo para Panamá y operaremos más atenciones” en el istmo, anticipa Soren Toft, director de operaciones de AP Moller–Maersk. Este conglomerado logístico y de transporte se comercializa en el mundo a través de Maersk Line, Safmarine, SeaLand (Intra–Américas), MCC Transporte (Intra–Asia) y Seago Line (Intra–Europa). Para dimensionar en nuestro país el impacto de la compra de Hamburg Süd, debe advertirse que esta operación lleva a Maersk Line a reforzar su liderazgo en tránsitos por el Canal. Según Toft, la naviera alemana goza de “una presencia sólida en el mercado de carga refrigerada”, aunque hace hincapié en la posición de número uno de la danesa en aquel segmento. Y en que los servicios combinados del Grupo Maersk mueven uno de cada cuatro contenedores refrigerados en el mundo. En los océanos, al menos en los que flanquean América Latina, y gracias a la posición del istmo, la integración de las dos navieras deberá ofrecerles a sus clientes una mejor cobertura de los mercados.

En el propósito de mejorar la oferta de productos de Maersk Line en su circuito Asia, América Latina y la costa oeste de América del Sur, la compañía había anunciado en enero la inauguración, a partir de este mes, del servicio AC5 para conectar Asia con Colombia, el Caribe y el puerto de Pecem, al norte de Fortaleza, Brasil. Al margen del funcionamiento complementario de las dos navieras, Toft destaca la atención que cada una les brinda a sus clientes. “Hay muchas similitudes entre ambas compañías, lo cual ha ayudado mucho en el proceso de integración. [Pero] es importante destacar que no es una integración completa, [sino que es] lo que nosotros llamamos una integración leve. Entonces se van a mantener por separado las organizaciones comerciales de Hamburg Süd y Maersk Line”. Maersk Line es una empresa global. En cambio, Hamburg Süd tiene una gran presencia en ciertas regiones como América Latina y Oceanía, específicamente Australia y Nueva Zelanda. “...Esta adquisición apoya nuestra estrategia de crecimiento y nuestras ambiciones en las rutas del norte y [del] sur”; en el este y en el oeste y en ese vértice que se llama Panamá y sobre el cual se expresa Soren Toft en la siguiente entrevista. ¿Cuáles fueron los aspectos más complejos en esta operación entre Maersk Line y Maburg Süd? Para minimizar los aspectos complejos de la adquisición, dedicamos mucho esfuerzo a planificar todo cuidadosamente y con mucha antelación, tanto los elementos grandes como los pequeños. Desde el momento [en] que fue permitido, involucramos a las personas de Hamburg Süd, según el marco legal de una adquisición, para poder entender bien todo el proceso [de integración]. Sobre todo nos enfocamos en los clientes, tanto los de Hamburg Süd como los de Maersk Line.

Los clientes siempre están en nuestra mente. Hamburg Süd es una empresa de alta calidad con empleados muy respetados. De hecho, hay muchas similitudes entre las dos empresas, lo cual ha ayudado bastante en el proceso de integración. Es importante destacar que no es una integración completa, sino lo que nosotros llamamos una integración leve: se van a mantener por separado las organizaciones comerciales de Hamburg Süd y Maersk Line. Por ejemplo, Ventas y Servicio al Cliente se mantendrán tal como se encuentran en estos momentos. Es decir: nuestros clientes seguirán teniendo el mismo punto de contacto de siempre. Ambas empresas tienen propuestas de valor diferentes pero complementarias. ¿De qué manera terminan siendo complementarias? En varios aspectos. Ambas empresas tienen una presencia importante en América Latina. Las dos están muy enfocadas en el servicio que brindan a sus respectivos clientes. Hamburg Süd tiene una presencia sólida en el mercado de carga refrigerada, y sin embargo Maersk Line mantiene su posición como líder en el mercado de carga refrigerada. En esto nos complementamos mucho. Maersk Line es una empresa global. Hamburg Süd tiene una gran presencia en ciertas regiones como América Latina y Oceanía (Australia y Nueva Zelanda). Esto nos permite expandir nuestra presencia en esos mercados y poder ofrecer mejores productos a nuestros clientes. Esta adquisición apoya nuestra estrategia de crecimiento y nuestras ambiciones en las rutas del norte y sur. Hamburg Süd goza de una posición de liderazgo en el transporte de alimentos. Tras la operación, ¿cómo se mejorará la oferta de servicios de esta naviera en América Latina y el Caribe? [De modo] combinado. El grupo Maersk—Hamburg Süd, Maersk Line y las navieras intrarregionales como SeaLand— mueven uno de cada cuatro contenedores refrigerados en el mundo. En América Latina podrían ser más.

En Maersk hemos invertido mucho en los últimos años en nuestros servicios de carga refrigerada. Un ejemplo es el control remoto de contenedores o Remote Container Management (RCM según sus siglas en inglés). Gracias a esta tecnología brindamos a nuestros clientes visibilidad de su carga refrigerada en tiempo real durante todo el viaje. El RCM les permite rastrear el estado de la carga refrigerada en cualquier momento, pues entrega información sobre la temperatura, el estado de los gases, la humedad y los parámetros de ventilación dentro del contenedor, con la finalidad de garantizar una visión completa y obtener datos en tiempo real de los productos refrigerados durante el transcurso del viaje. Toda esta información está disponible para nuestros clientes desde una aplicación. La tecnología ha sido aplicada en todos los contenedores refrigerados de Maersk Line, y ahora se está instalando en los de Hamburg Süd. La Autoridad del Canal de Panamá proyectó una serie de negocios para concesión sobre el cauce de la vía acuática. En la lista aparece la construcción de un parque logístico, y dentro de él una zona de manejo, recepción y redistribución de alimentos. ¿Ustedes qué pueden aportar a este proyecto? ¿Cómo lo valoran? Cuando se refiere a la redistribución de alimentos y a la carga refrigerada es esencial considerar la cadena de suministro entera, desde su origen hasta su destino. La carga tiene que permanecer en el mismo contenedor, desde su punto de origen hasta el de su destino. Claro que un parque así podría ser interesante para productos refrigerados panameños destinados a ser exportados. ¿Cuáles son sus expectativas este año para el comercio global? 2017 fue un año muy positivo en términos de crecimiento del producto interno bruto, al igual que el crecimiento del comercio en contenedores. El año 2018 será otro de crecimiento. Quizás no tan firme como 2017, pero desde luego positivo. Si miramos bien a América Latina, tenemos expectativas muy positivas para la región en este año. Sobre todo se espera [un] buen crecimiento en México, Colombia, Brasil y Argentina, entre otras naciones. Claro que algunos de los países latinoamericanos parten de un punto después de varios años de desaceleración en sus economías.

¿La situación entre China y Estados Unidos podrá impactar la operación marítima global? Maersk apoya el comercio global y creemos que el comercio contribuye a la prosperidad y el desarrollo global. La introducción de restricciones comerciales reglamentarias —en cualquier forma— puede tener un impacto negativo en el comercio mundial. Esperemos que [esto] no pase. Por nuestra parte, Maersk facilita el comercio mediante nuestros servicios que conectan exportadores con nuevos mercados. Al hacerlo, aportamos para un mundo mejor, ya que contribuimos a la prosperidad y el desarrollo global y local. Por supuesto que estamos siguiendo de cerca la situación actual y continuaremos apoyando el comercio [para] que tenga un impacto positivo globalmente. ¿Cómo puede integrarse la propuesta de servicios de las dos navieras en estas perspectivas de crecimiento? De manera conjunta. Ambas pueden ofrecer mejores productos a los clientes. Ya está comprobado. Hoy en día, por ejemplo, podemos ofrecer los mejores tiempos de tránsito entre Chile y Asia, gracias a la red combinada. Hemos sido los primeros en conectar a Chile con el sureste de Asia, Australia y Nueva Zelanda. Empezamos además un nuevo servicio conjunto entre el Caribe y el Mediterráneo. Hemos logrado esto al combinar nuestros esfuerzos. El integrar las dos empresas nos permite llegar a nuevos mercados. Así impulsamos el crecimiento y el comercio global. ¿Cómo puede mejorarse la propuesta agrícola de Panamá en cuanto a exportaciones como el café y la piña? ¿Qué pueden aportar ustedes a esta propuesta? La tecnología que estamos implantando, como el RCM, está ayudando a los exportadores agrícolas.

El hecho de que les podemos brindar visibilidad de su carga —temperatura, humedad y niveles de CO2— durante toda la cadena de suministro, [les] permite a los exportadores comercializar mejor sus productos. Con este [servicio], ellos pueden demostrar a sus clientes la calidad de sus productos. Es como un sello de calidad. Esta tecnología, junto con los nuevos servicios, podrá facilitar la comercialización de sus productos. La red global única que tenemos hoy va a conectar a Panamá con más países en el mundo. De hecho, esta mañana estaba visitando a los colaboradores de Hamburg Süd en Panamá, y lo primero que me dijeron fue que antes tenían una gran cantidad de buenos servicios, pero que ahora, con Maersk Line, tienen aún más oportunidades de conectar al mundo. Eso le brinda más oportunidades al exportador panameño. ¿Cuál es su punto de vista respecto de la política de peajes de la Autoridad del Canal de Panamá? Es importante destacar que tenemos una excelente relación con el Canal de Panamá desde hace mucho tiempo. Hoy somos su cliente más grande. Claro que las tarifas podrían ser más competitivas. Las navieras portacontenedores aportan una gran parte de los ingresos del Canal. Aunque es marcada la relación entre volumen e ingresos, las navieras están contribuyendo más a los ingresos que a la capacidad. En este sentido es importante que el Canal piense en cómo seguir siendo competitivo en el mediano y el largo plazo y cómo brindar un servicio óptimo a sus principales clientes. En los últimos años hemos aumentado el número de servicios que transitan por el Canal. En 2017, Maersk Line realizó 551 tránsitos.

Esperamos seguir teniendo una excelente relación con el Canal. ¿Tras haberse culminado esta negociación entre ambas navieras, cabe la posibilidad de que se traiga a Panamá la gestión de nuevos servicios? Maersk Line ya maneja sus operaciones regionales desde Panamá, y ahora también manejaremos las de Hamburg Süd desde este país. En este sentido estamos generando más empleos para Panamá, con más servicios. Panamá es un lugar estratégico para servir a la región, tanto la costa este como la costa oeste de América Latina y el Caribe. En Panamá tenemos empleados de todas partes del mundo, tanto panameños como mexicanos, brasileños, colombianos, entre otros. Es un hub importante para nosotros, y más ahora.


©2018 brepanama.com | todos los derechos reservados